Factores en la compra de una estantería industrial

Cómo comprar una estantería industrial

La adquisición de una estantería industrial es una inversión que va a tener un impacto importante en nuestros almacenes y en la empresa.

Con un buen análisis de las necesidades y las realidades de nuestro almacén, y apoyándose en proveedores que nos aporten valor, podremos estar seguros de acometer la compra de estanterías industriales de una forma adecuada. 

Factores en la compra de una estantería industrial

El continuo crecimiento de las ventas está generando un cuello de botella en el almacén. Los plazos de entrega ya no se cumplen como el año anterior, la productividad está bajando, se dañan más materiales, hay más accidentes y desperfectos en las estanterías, y los errores en los envíos se incrementan.

El responsable del almacén ya no sabe qué hacer con los medios disponibles y solicita con urgencia incrementar la capacidad de almacenaje y mejorar la infraestructura existente.

Mientras que nuestro jefe de almacén del caso anterior hace cábalas sobre lo que le está pasando en el almacén, en el mismo polígono industrial, en la parcela de al lado, otra empresa está terminando de construir una nueva nave destinada a almacenar sus productos y con la que pretende dar un mejor servicio y plazo a sus clientes.

El responsable del proyecto se enfrenta ahora a la tarea de equipar el almacén con estanterías industriales con las que sacar el máximo provecho al espacio del nuevo almacén. Le asaltan un montón de preguntas:

–        ¿Existen normas que tengan que aplicarse?

–        ¿Qué legislación hay que tener en cuenta?

–        ¿Cuál es el mejor sistema de almacenaje para mis necesidades?

–        ¿Qué responsabilidades existen en la adquisición y uso de las estanterías?

Los dos ejemplos anteriores no dejan de ser dos casos típicos en los que se hace necesario la adquisición de estanterías.

En el primer caso se parte de una operativa en marcha y en el segundo es un caso de establecimiento de un almacén completamente nuevo. Ambas empresas se enfrentan con la tarea de tener que adquirir sistemas de almacenaje industriales que les permitan conseguir sus objetivos y sacar el máximo provecho de sus instalaciones.

La adquisición de sistemas de almacenaje industrial

La compra de sistemas de almacenaje industrial es una compra técnica. Se trata de un producto, el de las estanterías metálicas, destinado a almacenar en altura una gran cantidad de carga.

Es además un equipo de trabajo y está por lo tanto sometido a la legislación y normas que le son de aplicación.

Lo mejor que podemos recomendar a aquellas personas que se enfrentan a la tarea de adquirir un sistema de almacenaje industrial, es buscar el mejor asesoramiento posible y considerar todas las variables que influyen en el diseño y el funcionamiento de las estanterías.

Los factores más importantes a considerar en la compra de una estantería industrial

  • Espacio disponible y características del edificio: iluminación, accesos, columnas, capacidad de carga de la solera, estado y nivelación de la solera.
  • Naturaleza de las operaciones, necesidades de almacenaje, flujos de mercancías, volumen de rotación.
  • Definición de las unidades de carga (dimensiones, pesos), tipo de elementos auxiliares a utilizar (europaletas, …).
  • Tipos de equipos de manutención empleados (carretillas) y características de los mismos que se tendrán que tener en cuenta para el dimensionado de las estanterías como los niveles de carga o el ancho de los pasillo necesario.

Pero la atención que debemos de prestar a los sistemas de almacenaje industriales no termina con la compra. Las estanterías metálicas industriales son un equipamiento de trabajo duradero, que nos acompañarán durante mucho tiempo, y es un elemento de trabajo fundamental en los almacenes.

Por un lado, las estanterías se deterioran con el uso. Durante las maniobras de depósito y recogida de las unidades de carga de las estanterías es cuando se producen la mayoría de los daños y situaciones de riesgo.

Además las carretillas se están moviendo constantemente entre las alineaciones de estanterías, y el riesgo de impactos y accidentes es elevado.

Atendiendo a lo anterior hay que planificar la realización de revisiones internas periódicas de acuerdo con la evaluación de riesgos del almacén, y al menos una vez al año hay que someter a las estanterías a una inspección técnica realizada por una entidad externa y ajena a la empresa.

También será necesario destinar un presupuesto para reparaciones y sustituciones de elementos dañados de la estantería.

Adicionalmente será preciso dar formación a los operarios de almacén para que usen correctamente las estanterías metálicas, eviten actuaciones y comportamientos que conlleven la generación de situaciones de peligro, y se conciencien sobre los riesgos inherentes al uso de las estanterías y el manejo de unidades de carga en altura.

 


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA