La unidad de carga en el almacén

La unidad de carga en el almacén

La unidad de carga en el almacén

Una ubicación adecuada de las mercancías permite  rentabilizar al máximo el espacio destinado para almacenaje, realizar las actividades de colocación y extracción de las unidades de carga de forma fluida y eficaz y, lo que es más importante, que los productos almacenados se conserven en perfectas condiciones.

Existen diferentes sistemas de almacenaje y, de hecho, cada empresa utiliza el que más se adapta a sus necesidades. No obstante, todas las organizaciones persiguen un objetivo común: que el almacén genere los mínimos costes para obtener el máximo beneficio empresarial.

La unidad de carga

La unidad de carga es un conjunto de productos que se agrupan en un mismo embalaje, con el fin de facilitar su manejo. El número de artículos que se pueden agrupar en una carga está en función de la naturaleza y tamaño de los mismos ya que algunos productos no tienen límite para auto soportarse y con ellos debe tratar de hacerse la unidad de carga lo más grande posible.

El objetivo de la agrupación es reducir el número de movimientos pues el manejo de cargas grandes facilita el transporte y el almacenaje.

También es frecuente que los productos que entran en el almacén central agrupados en cargas de un tamaño determinado salgan del mismo en cargas mucho más pequeñas, en función de las necesidades de los almacenes regionales.

Algunos productos medianos de forma irregular no se pueden agrupar, ya sea por su forma o por el volumen que resultaría al agrupar dos o más unidades. Existen productos medianos o grandes, de forma regular o irregular, que por sus características se manejan y transportan formando cada artículo un bulto o paquete, por ejemplo, un frigorífico.

En este enlace puedes ampliar información sobre los tipos de carga que podemos encontrar en un almacén industrial.

Cualidades de la unidad de carga

Las cualidades que debe reunir la unidad de carga son resistencia y estabilidad.

La resistencia es importante cuando hay que apilar unos productos sobre otros. En ese caso es importante conocer el peso de la mercancía.

La estabilidad de las cargas también debe garantizarse cuando se conoce que éstas han de someterse a cambios bruscos de transporte o almacenaje. Una buena estabilidad se consigue apilando bien los productos y sujetando la carga mediante cualquiera de los métodos empleados para ello: el flejado y el retractilado.

Métodos para la sujeción de cargas

El flejado consiste en sujetar las cargas hasta lograr un bloque homogéneo. Para ello se coloca alrededor de la carga, o en lugares apropiados, bandas de goma, tiras adhesivas, tiras de nailon o de acero.

El retractilado consiste en envolver la carga con una película de plástico que permita un ajuste perfecto. De este modo se logra un buena protección contra las roturas y las inclemencias del tiempo y es adecuado para  cargas irregulares.

En Noega Systems nos dedicamos al diseño, fabricación, instalación e inspección de estanterías metálicas, industriales y todo tipo sistemas de almacenaje. Si tu empresa necesita asesoramiento en esta materia, no dudes en consultarnos.

[supsystic-social-sharing id="1"]

Noega Systems

Somos una empresa con una dilatada experiencia en la industria del almacenaje y la logística interna. Partiendo del diseño y cálculo de la solución específica de almacenaje que se requiera, pasando por el suministro y montaje, hasta la entrega y la puesta en marcha de la instalación.

Deja un comentario


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA