Cómo ha evolucionado el trabajo y la importancia del almacén

Cómo ha evolucionado la importancia del almacén en la empresa

En este artículo hacemos una reflexión acerca de cómo ha evolucionado la importancia del almacén para la empresa: cómo ha pasado de ser un espacio cuasi estático del negocio a ser un espacio dinámico con gran influencia sobre el negocio y la reputación de la empresa.

Cómo ha evolucionado el trabajo y la importancia del almacén

Históricamente el almacén ha sido un espacio en el que mantener las mercancías. Se trataba de una parte del negocio en el que apenas había tensión financiera. Todo lo contrario a lo que sucede hoy en día.

Tampoco había un control de stock tan exhaustivo como en la actualidad; la vida de los productos era más estable y tenían menos riesgo de obsolescencia.

El servicio ofrecido por los almacenes en el pasado era más pausado que el ofrecido y esperado en la actualidad, momento en que la rapidez en el servicio es clave para destacar frente a la competencia.

¿Cómo ha evolucionado el trabajo y la importancia del almacén?

Tres son los ejes sobre los que ha girado la evolución del trabajo y la importancia del almacén para las empresas que disponen de ello. Y ello porque repercute directamente en el negocio, como veremos a continuación.

Mejor servicio a clientes

En la actualidad el servicio al cliente ha cobrado un carácter fundamental para las empresas.

Pensemos en los comercios físicos y electrónicos. El plazo de respuesta de los almacenes se ha convertido en un aspecto fundamental que repercute en la reputación de su marca ante los clientes.

Aumento de la productividad

El aumento de la productividad está en el punto de mira de cualquier empresa. Aumentar la productividad en el trabajo de los almacenes es también un aspecto fundamental en un entorno tan competitivo como el actual.

Existe un costo logístico de los productos que es necesario mantener controlado y en mínimos ya que de no ser así, podría llegar a alcanzar un % importante del costo total del producto. Nos referimos a la inversión realizada en el almacén, el tiempo de estancia de los productos / mercancías en el almacén, manipulado, picking, operarios del almacén, trasportes…

Mayor número de referencias

El número de productos que consumimos en la actualidad supera con creces a los que consumíamos hace no tantos años. A eso hay que sumarle que la vida media de los productos se ha reducido considerablemente, salvo contadas excepciones.

Si, además, tenemos en cuenta que hoy día la mayoría de los sectores cuentan con un alto nivel de competencia interna, tiene sentido que el número de referencias de productos haya crecido de manera cuasi exponencial.

Si antes se almacenaban grandes cantidades de pocas referencias, ahora sucede prácticamente lo contrario.

 

Todos estos factores han obligado a replantearse el diseño de los almacenes, para que la labor en ellos responda a estas nuevas necesidades del mercado actual de modo que las empresas sigan siendo competitivas en su sector.


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA