tipos de carga

Tipos de carga y almacenamiento (II)

En el artículo anterior hicimos una introducción a los tipos de carga y a su clasificación en función de la manipulación de los mismas, centrándonos en los tipos de carga según su volumen o dimensión.

tipos de carga

A continuación, seguiremos con el resto de tipos de carga.

Clasificación de la carga según su peso

Según su peso podemos clasificar las cargas de menor a mayor peso, aunque si tenemos que apilarlas lo hacemos a la inversa

Cargas ligeras: Hasta cinco kilogramos.

Cargas medias: Oscilan entre cinco y veinticinco kilogramos.

Cargas pesadas: Su peso oscila entre veinticinco y una tonelada.

Cargas muy pesadas: Superan la tonelada.

Clasificación de la carga según el modo de aplilarla

Según la forma en la que apilamos las cargas podemos clasificarlas en: 

Cargas sencillas. Son de dimensiones normales, lo que permite depositarlas por unidades individuales en las estanterías del almacén, pero no se pueden apilar unas encima de otras, por ejemplo: bicicletas, aspiradoras, televisores, garrafas de aceite de 25 litros (se apilan por bandejas).

Cargas apilables: también son cargas sencillas y que, si se puede apilar unas encima de otras, aunque en algunas ocasiones estén limitadas las unidades de apilamiento. Por ejemplo: lotes de latas de cerveza o refrescos, cajas de leche…

Clasificación de la carga según el lote

Según el lote clasificamos las cargas por las unidades que componen el lote o embalaje:

Lote constituido por una sola unidad de mercancía: por ejemplo: un frigorífico, una lavadora…

Lotes constituidos por: 3, 6, 12, 24, 30 unidades de mercancía: por ejemplo: cajas de vino, aceite, leche, etcétera.

Lote formado por hasta cien unidades de mercancía: Por ejemplo, una paleta de 100 baldosas de mármol.

Lote formado por más de cien unidades de mercancía: Por ejemplo, una paleta con 648 botellas de 1 litro de aceite.

Clasificación de la carga según su fragilidad

En función de la fragilidad, las mercancías más resistentes permitirán apilar más lotes unos encima de otros que las frágiles. Estos productos se pueden clasificar de la siguiente forma:

Resistentes. Son aquellas que pueden soportar mucho peso encima, bien de la misma mercancía o de otra, por ejemplo: losas de mármol, vigas de hierro.

Ligeros. Soportan colocar peso encima, pero con limitaciones; por ejemplo, las cajas de leche hasta siete alturas y los cartones de huevos hasta cinco.

Frágiles. Son productos que no soportan colocar peso encima de ellos y deben colocarse en las estanterías de forma individual, por ejemplo, bombillas, vasos de cristal, etcétera.

Una vez recibida y codificada la mercancía, se procede a su almacenamiento, es decir, a depositarla en el lugar idóneo en el almacén. Para ello se la debe mover mediante el transporte interno, conservar, controlar…, para  que cuando se prepare la mercancía para entregarla al cliente, existan mercancías suficientes y que esté en perfectas condiciones.

El almacenamiento de la mercancía se debe realizar aprovechando al máximo el volumen del almacén, así , podremos almacenar más mercancía, y hacer más fácil el acceso a la misma.

Etiquetas:, ,


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA