Almacenamiento industrial: funciones principales.

Los sistemas de almacenaje industrial tienen una serie de funciones principales, que conviene tener claras para entender los procesos de almacenamiento en nuestras naves.

Podemos decir que los sistemas de almacenamiento tiene dos funciones realmente importantes:

1) El mantenimiento del inventario (almacenamiento).

2) El manejo del stock (mercancías).

Por un lado, el almacenamiento no es más que la acumulación de mercancías durante un periodo de tiempo. Por su parte, el manejo de las mercancías comprende todas las actividades de carga y descarga, el traslado de los productos a las diferentes zonas del almacén y la preparación de los pedidos.

Los objetivos marcados dependerán en gran medida de la elección de la ubicación del almacén y del tiempo de almacenamiento. Dentro del almacén, las actividades de traslado y almacenamiento son repetitivas y similares a las que se realizan entre los distintos niveles del canal de distribución. Para tener una comprensión global, debemos identificar las principales actividades de los sistemas de almacenamiento.

PRINCIPALES FUNCIONES DEL ALMACENAMIENTO

Las principales funciones de almacenamiento se pueden establecer en 4 funciones principales: almacenamiento, consolidación, división de envíos y combinación de mercancías.

Almacenamiento

Es obvio que el uso principal de un almacén no es otro que el mantenimiento de productos y mercancías de manera controlada y sistemática. La ubicación y configuración viene dada por el tiempo de almacenamiento de los productos y por el requerimiento que impone dicho almacenamiento.

Dicho almacenamiento puede ser a largo plazo, de propósito general (productos estacionales) o temporales. Podemos almacenar productos finales listos para ser introducidos en el mercado hasta materias primas o productos semifacturados.

almacenamiento

Consolidación

Las tarifas del transporte y las tarifas especiales tienen una influencia importante en el uso de los almacenes, ya que si los productos se originan en varios puntos puede ser económico establecer un centro de recogida para la consolidación de los envíos pequeños en otros más grandes, reduciendo así los costes del transporte.

Los costes incurridos por el uso del almacén se pueden compensar reduciendo costes de transporte. Cuando nos referimos al término almacén de distribución, la mayor parte del espacio se destina al almacenamiento a corto plazo, dando prioridad a la rapidez del flujo del producto dentro del mismo. Por el contrario, hablamos de almacén de mantenimiento cuando el espacio está dedicado al almacenamiento semipermanente o a largo plazo. Muchos almacenes combinan ambas funciones.

División de envíos

Nos referimos a división de envíos como una actividad común en almacenes de distribución, especialmente cuando las tarifas de transporte de llegada por unidad superan las de salida, cuando los pedidos de los clientes son de volumen pequeño y cuando la distancia entre fabricante y  clientes es grande. Las diferencias en las tarifas de transporte favorecen la ubicación de almacenes de distribución para operaciones de división cerca de los clientes, mientras que para la consolidación de envíos ocurre lo contrario.

Combinación de mercancías 

Puede resultar más económico el transporte cuando se establezca como punto de combinación de mercancías para aquellas compañías que compran a varios fabricantes y desarrollan su producción en diferentes centros. Un centro de combinación nos permite reunir en un solo punto todos los suministros de las diferentes mercancías, y combinarlas en diferentes envíos de mayor volumen, sin él, los pedidos se pueden enviar desde los puntos de fabricación al cliente, pagando tarifas más altas debido al pequeño volumen de cada envío.

FUNCIONES DEL MANEJO DE MERCANCÍAS

Tres actividades son las que se realizan en los sistemas de almacenamiento: carga y descarga, traslación y preparación de pedidos.

Carga y descarga

La carga y la descarga de mercancías son siempre la primera y la última fase dentro de la cadena de almacenamiento. En ocasiones, se considera que la descarga y la ubicación de la mercancía son tan sólo una operación, sin embargo, en otras ocasiones se tratan como procesos diferentes. La carga de mercancías es similar a la descarga, sin embargo, en la zona de carga puede haber varias actividades más. Puede ser normal, antes de cargar los productos en el medio de transporte realizar una comprobación final del contenido y de los pedidos. Tenemos que incluir en la actividad de carga el esfuerzo adicional que se hace para prevenir desperfectos en la mercancía a través del empaquetado y la fijación de la carga.

Traslación dentro del almacén

Entre el proceso de carga y descarga se producen varios traslados. El primero, desde el punto de la descarga hasta la zona de almacenamiento. Luego puede producirse un movimiento al muelle de salidas o a la zona de preparación de envíos.  En la operación del manejo de las mercancías empleando un área de preparación de envíos se genera un nodo y una unión adicionales dentro de la red del sistema de almacén. Esta actividad de traslado dentro del almacén puede llevarse a cabo desde carretillas y camionetas de dirección manual, hasta  los sistemas  de almacenamiento automatizados.

Preparación de pedidos

La preparación de los pedidos consiste en recoger las mercancías que especifican los pedidos de las áreas del almacén donde están ubicadas. Esta actividad puede producirse en las áreas de almacenamiento o en áreas de preparación de pedidos creadas para mejorar el flujo de las mercancías. La preparación de pedidos supone una de las actividades más críticas dentro del manejo de las mercancías, debido a que el tratamiento de los pedidos  de menor volumen conlleva un trabajo más intensivo y más caro que el resto de las actividades.


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA