Sistemas de almacenaje para palets

Sistemas de almacenaje para palets con acceso directo

En este artículo hacemos un repaso a los sistemas de almacenaje para palets con acceso directo.

Sistemas de almacenaje para palets

Paletización convencional

La paletización convencional es el sistema de almacenaje para palets más versátil en un almacén.

La anchura entre las estanterías debe permitir que maniobren las carretillas contrapesadas. Es el tipo de carretilla con el que se obtiene menor número de ubicaciones.

El sistema de paletización convencional es especialmente aconsejable en instalaciones en las que se den una o varias de estas circunstancias.

  • Manejo de numerosas referencias y pocos palets por cada una de ellas.
  • Alto movimiento de mercancías.
  • Se trata de almacenes multi-cliente, en los cuales se pueden almacenar productos muy diversos y palets de diferentes tamaños.
  • Es necesaria la realización de operaciones de picking en las que las unidades se recogen directamente las estanterías.
  • Se requiere el alojamiento de productos voluminosos.

Su uso también es apropiado en almacenes de poco tamaño, en los que los productos de mayor consumo no representan un número considerable de palets. En el caso de combinarla con otros sistemas, la paletización convencional resulta perfecta para ubicar productos con una demanda media y baja.

Paletización convencional con carretilla retráctil

La utilización de carretillas retráctiles en la manipulación de los palets requiere pasillos más estrechos que con las carretillas contrapesadas y la carga se puede maniobrar a mayor altura, por lo que se pueden instalar estanterías más altas. Todo ello facilita aprovechar el espacio disponible y, en consecuencia, incrementar la capacidad de almacenaje.

Paletización convencional con carretilla trilateral

Para aumentar aún más la capacidad de una instalación de paletización convencional, las carretillas retráctiles pueden sustituirse por carretillas trilaterales. Este tipo de carretillas necesitan pasillos aún más estrechos y pueden operar hasta a 15 metros de altura, lo que supone poder instalar más estanterías y de mayor altura.

A partir de este sistema surge una variación con la que se obtiene una mayor eficiencia y una menor necesidad de personal (y de costes asociados), que consiste en sustituir la carretilla trilateral por un transelevador trilateral automático.

Paletización convencional sobre bases móviles

Este sistema presenta características de la paletización convencional pero facilita la compactación de las estanterías, dotando la instalación de una mayor capacidad de almacenaje. De ahí que no precise contar con tantos pasillos como en el caso de la solución convencional. De hecho, con un único pasillo de trabajo se puede acceder a varias estanterías. La manera de conseguirlo es instalándolas sobre unas bases que se mueven, de modo que el pasillo se abre por aquellas estanterías a las que la carretilla de manutención debe acceder.

Con esta solución se puede lograr un aumento de la capacidad de almacenaje de entre un 80% y un 120% con respecto a las estanterías estáticas, aunque al desplazar las estructuras penaliza la agilidad de la operativa.

Teniendo en cuenta esta merma en la velocidad de las operaciones de manutención, veamos en qué casos es conveniente optar por este sistema:

  • En instalaciones donde se requiere un número de carretilleros reducido para sus operaciones.
  • En el almacenamiento de productos de baja rotación.
  • Para mercancías que deban permanecer un tiempo sin movimientos o que estén pendientes de la realización de pruebas de calidad.
  • En cámaras frigoríficas de mediano y pequeño tamaño, siempre que el almacén no supere los 11 metros de altura.

Respecto al último punto de aplicación, señalar que a la hora de mantener la climatización de un sistema de estas características sólo se ha enfriar la mitad del volumen de almacén que sería necesario climatizar en el caso de uno convencional de estanterías estáticas, por lo que resulta evidente el ahorro energético que esto puede representar.

Paletización convencional con transelevador trilateral automático (sin conductor)

Con la automatización del almacén convencional se reduce la dependencia de la mano de obra para ubicar los palets en las estanterías, con lo que se logra un aumento considerable de la productividad y una reducción en los costes, a la vez que una mayor agilidad y seguridad en la instalación. Si bien hay que realizar una inversión económica mayor que en los sistemas menos automatizados, el retorno de la inversión se obtiene con rapidez.

El sistema con transelevador trilateral automático presenta las mismas características que la versión con carretilla trilateral, pero con un nivel mayor de automatización al utilizar transelevador robotizado en lugar de una carretilla con conductor.

Con un sistema con un grado de automatización como éste, los costes se optimizan aumentando el tamaño de la superficie. Así, si se duplica la longitud de un almacén servido por transelevadores trilaterales automáticos, el coste por palet almacenado disminuye ya que la capacidad de almacenaje aumenta con tan sólo un moderado incremento en la inversión. 

Paletización convencional con transelevadores

Si se dispone de un espacio de mayor longitud y altura que en el almacén tradicional, es aconsejable instalar una solución lo más automática posible. Con ello se consigue la misma capacidad de almacenaje que en un sistema convencional, pero utilizando menos espacio en superficie y aprovechando al máximo la altura del almacén.

La ventaja más destacada de este sistema, comparado con el convencional, es el gran incremento de la productividad que se obtiene gracias a la automatización de los elementos de manutención, además de una mejora considerable en la gestión de la instalación. Por estas razones, aunque la inversión inicial en las soluciones de paletización automática es mayor que en el caso de los sistemas tradicionales, en poco tiempo se logra una importante reducción de los costes de explotación (equipos de manutención, personal, etc.) y, en consecuencia, el retorno de la inversión es muy rápido.

En lo que respecta la parte técnica y en función de los flujos de movimiento dentro del almacén, se pueden habilitar estanterías de simple o doble profundidad.

Estanterías simple o de doble profundidad

Cuando se requiere un acceso rápido y directo a cada palet, se deben usar estanterías de simple profundidad, pues con ellas todas las unidades de carga quedan ubicadas junto al pasillo y así el proceso de depositarlas y extraerlas es más ágil.

Las estanterías simples se aconsejan si hay gran variedad de referencias, mientras que las de doble profundidad son más apropiadas cuando se dispone de varios palets de la misma referencia o cuando los flujos de mercancía no son muy elevados.

Con las estanterías de doble profundidad se logra incrementar considerablemente la capacidad del almacén al reducir el número de pasillos y, por consiguiente, de transelevadores.

Esto conlleva también una disminución en la inversión inicial frente a la solución de simple profundidad.

Dado que por cada acceso al hueco de las estanterías hay dos palets, uno delante del otro, para alcanzar al segundo palet (el que está más al fondo de la estantería con respecto al pasillo), se debe reubicar el primer palet, algo que realiza un sistema de gestión informatizado que controla esa tarea de forma automática.

 

Esperamos que este repaso a los sistemas de almacenaje para palets con acceso directo resulte útil. En NOEGA Systems estamos especializados que aportar soluciones de almacenamiento industrial para llevar a cabo una adecuada planificación logística y almacenaje.


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA