Planificación y ubicación de los almacenes

Planificación y ubicación de los almacenes

La planificación y ubicación de los almacenes de una empresa, sea del sector que sea, es fundamental para optimizar los recursos y aumentar la productividad de la misma.

Planificación y ubicación de los almacenes

Primeras decisiones en la planificación de los almacenes

Dependiendo del tipo de actividad principal que desempeñe la empresa, ésta puede requerir uno o varios tipos de almacenes. La primera decisión que debe tomar es si éstos serán de propiedad, en alquiler o si se dispondrá de ambos tipos de almacén.

Una vez tomadas las decisiones sobre la titularidad, el paso siguiente es planificar todo lo siguiente:

  • Ubicación.
  • Diseño y distribución de espacios.
  • Equipamiento de instalaciones y medios mecánicos.
  • Recursos para el almacenaje y manipulación de mercancías.

Planificación óptima del almacén

La planificación óptima del almacén debe gestionar los recursos disponibles y prevenir las necesidades, para que los materiales y los productos siempre se encuentren cuando, cuánto y dónde se necesiten.

  1. Cuándo: en el momento que se necesite o nos llegue el pedido del centro de producción, del centro de distribución o del punto de venta.
  2. Cuánto: la cantidad solicitada por los clientes internos o externos.
  3. Donde: el lugar de entrega solicitado por los clientes. Puede tratarse de una fábrica, otro almacén, un punto de venta, etc.

Para las empresas que fabrican determinados productos, el almacén puede convertirse en un factor con influencia sobre el éxito de la propia organización. Por ello, es muy importante considerar diferentes variables a la hora de planificar el almacén de nuestra empresa.

  1. El producto: si se trata de diferentes tipos, cuáles son sus características principales y cuál es la cantidad total a almacenar de cada.
  2. La capacidad de fabricación de la industria.
  3. Las características de la red de distribución
  4. El coste del terreno, edificación, instalaciones y equipos.

No obstante, también se deben planificar las actividades de almacenaje y transporte del producto considerando otros aspectos básicos pero no menos importantes.

  1. La ubicación y el tamaño de los centros de producción y los locales de almacenaje.
  2. La previsión de la demanda y el aprovisionamiento de materiales y productos.
  3. El sistema de gestión del stock y el control de los inventarios.
  4. El sistema de manipulación de mercancías y materiales.
  5. La organización del transporte de aprovisionamiento y distribución.
  6. El procedimiento de pedidos empaquetado y protección de productos.
  7. El nivel de servicio que se prestará al cliente.
  8. El sistema de información entre los distintos centros o secciones.

Planificación y ubicación del almacén central

La ubicación del almacén central debe hacerse considerando no sólo el origen de los productos o mercancías, sino también su destino.

En función del origen de los productos

Hay que tener en cuenta que el almacén central sirve de recolector de los productos terminados obtenidos en uno o varios procesos industriales y, por tanto, procedentes de distintas fuentes de suministro que al mismo tiempo actúan como centro de distribución de los mismos.

Ello dificulta la decisión sobre su ubicación. La decisión sobre la ubicación del almacén central debe tomarse buscando el equilibrio entre el origen y el destino de los productos a almacenar.

Teniendo en cuenta el origen de los productos a almacenar, pueden darse diferentes situaciones.

  1. Por un lado, que los productos procedan de un solo punto de origen. En este caso, y puesto que estamos hablando del almacén central de una fábrica, lo más lógico es que el almacén esté integrado en la propia fábrica o muy próximo a ella.
  2. Y por otro, que los productos a almacenar procedan de diferentes puntos de origen o fuentes de suministro. En este caso, la ubicación del almacén central debe hacerse en un punto estratégico teniendo en cuenta todas las ubicaciones de procedencia.

En función del destino de los productos

El destino de los productos tiene que ver con los almacenes de distribución y los puntos de venta.

Si se trata de productos fabricados en la propia empresa, el destino tiene menor influencia que la que puedan suponer las fuentes de suministro de terceros. Esto es debido a que una de las funciones del almacén central es preparar el producto para su transporte y distribución a almacenes regionales y locales.

Por lo tanto, el aspecto más relevante a considerar teniendo en cuenta el destino de los productos es la elección de un punto bien comunicado con el resto del territorio y que sea accesible para todos los medios de transporte que se vayan a emplear

¿Cuáles son los costes derivados de la ubicación del almacén?

La construcción de un almacén implica una gran inversión en capital inmovilizado cuya recuperación tendrá lugar a muy largo plazo. Es por ello que lo primero que se debe hacer es analizar los costes económicos y comerciales que pueden influir en la instalación de los almacenes.

Los costes económicos son los factores que influyen en el proyecto y la ubicación.

  1. La adquisición de terrenos y los correspondientes permisos y autorizaciones para edificar sin impedimentos, suministros, etc.
  2. La propia de edificación o construcción, cuya capacidad y diseño físico deben cubrir las necesidades y permitir posibles ampliaciones del edificio.
  3. El coste de mano de obra directa e indirecta, las instalaciones y equipos para el traslado interno y la manipulación de mercancías; otros costes paralelos a la actividad, servicios y seguros.

Los costes comerciales afectan en el desarrollo de la actividad empresarial. Sus repercusiones no son inmediatas sino que se sienten con el paso del tiempo. Se trata de costes derivados de los siguientes puntos.

  1. El lugar de ubicación condicionado por el medio de transporte que utilizamos con más frecuencia
  2. La distancia entre nuestro almacén y el de nuestros proveedores ya que ello repercute directamente en el coste del transporte.
  3. La distancia desde nuestro almacén a las zonas de entrega de la mercancía. además de la distancia hay que considerar el número y tamaño de los pedidos así como la puntualidad de entrega exigida por los clientes.
  4. La proximidad entre nuestro almacén y los almacenes de la competencia, la distancia entre estos y las zonas de mayor consumo, la eficacia y el servicio de sus instalaciones, etc.

En NOEGA Systems estamos especializados que aportar soluciones de almacenamiento industrial para llevar a cabo una adecuada planificación logística y almacenaje.


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA