almacenaje de piezas pequeñas

Almacenaje de piezas pequeñas (I)

El almacenaje de piezas pequeñas se lleva a cabo por piezas sueltas y tienen como destino formar parte de la cadena de producción y montaje o pasar directamente a la sección de empaquetado. A modo de ejemplo, en la industria de la automoción, las diferentes piezas se almacenan por separado: tubos de escape, baterías, etc.

almacenaje de piezas pequeñas

Existen una serie de problemas en el almacenaje de piezas pequeñas, que son:

  • La necesidad de obtener un índice de rotación muy elevado.
  • Tenemos una gran cantidad de artículos y una gran variedad de referencias.

Dentro de la cadena de producción, los almacenes suponen uno de los elementos más activos, dependiendo del mismo tanto la cadena de montaje como la distribución. Estas puede llegar a pararse por falta de abastecimiento si el almacén no funciona correctamente.

El objetivo del sistema que decidamos implantar debe conseguir que nuestro almacén tenga la capacidad suficiente tanto para el presente como para un futuro más o menos lejano y que nos permita conseguir un alto índice de rotación así como agilizar las salidas.

Principos del almacenaje de piezas pequeñas

Para el almacenaje de piezas pequeñas, tenemos dos principios básicos:

     1. Cuando el operario se dirige al producto.

     2. Cuando el producto se dirige al operario.

Almacenaje de piezas pequeñas: operario al producto

Bajo este principio la extracción de la mercancías se realiza manualmente, siendo el operario el que se desplaza al lugar donde está almacenado el artículo que necesita. Los productos se almacena en estanterías y la colocación puede ser manual o mecanizada.

almacenaje de piezas pequeñas logística

Sistemas de almacenaje cuando el operario se dirige al producto

Los sistemas de almacenaje, cuando el operario se dirige hacia el producto, son:

1. Estanterías de varios niveles o almacenes de entreplantas

Son dos o más almacenes de un nivel, instalados unos encima de otros. Así se logra mayor capacidad de almacenaje, pero los medios mecánicos solo se pueden utilizar en la planta baja. Para subir paletas completas a las plantas superiores se utilizan ascensores o montacargas.

2. Estanterías móviles

Son de tamaño medio, montadas sobre raíles con movimiento eléctrico o manual, según el peso de la carga. Con las estanterías móviles ahorramos espacio, pues el número de pasillos se reduce a uno.

Cuando se utilizan con mucha frecuencia, se pueden agrupar en varios bloques y diseñar más de un pasillo. La colocación y extracción de mercancía es exclusivamente de forma manual; pero el tiempo empleado es inferior porque las distancias a recorrer son más cortas que con las estanterías fijas.

Las estanterías móviles pueden quedar herméticamente cerradas para que no entre polvo a los productos y tiene un sistema de seguridad para evitar posibles accidentes mientras se está trabajando dentro de un pasillo.

3. Estanterías de un solo nivel

Estas estanterías son de poca capacidad de carga y se colocan dejando un pasillo de paso para el operario y el carrito de picking. No suelen ser muy altas y las ubicaciones son compartimentos de muchos tamaños o gavetas que se adaptarían a cualquier tipo de producto.

En el caso de que la estantería sea muy alta, las ubicaciones más bajas son las que se destinan para mercancías más pesadas. Normalmente, los medios mecánicos suelen ser: transpaletas manuales, autopropulsadas o selectores de pedidos de bajo y medio nivel.

4. Almacenes de pasillo estrecho

Son los que mejor rentabilizan la utilización del suelo, la capacidad de manipulación y el coste de mano de obra; pero la inversión es muy alta.

Los pasillos de estos almacenes son muy reducidos y en función de la carga pueden ser de un metro de ancho para cajas y entre 1,50 y 1,70 metros para cargas completas. El almacenaje se realiza utilizando la altura total del local, pues los medios para colocar y extraer el producto son mecánicos: carretillas torre, trilaterales, carretillas-combi o recoge pedidos de alto nivel y transelevadores de rodillos, transpaletas, carretillas o vehículos de guiado automáticos (AVG).

La ventaja de los sistemas de almacenaje “operario hacia el producto” es su bajo coste de inversión; pero el inconveniente es un alto coste de manipulación (mano de obra), pues el grado de automatización es muy bajo, aunque está en función de las características de cada sistema.

Los almacenes automáticos de piezas pequeñas son el mejor sistema de almacenaje para los componentes que se necesitan en la cadena de montaje. El problema de este tipo de almacén es que es de coste elevado y el coste de la instalación debe ser proporcional al coste total de las operaciones a realizar. La solución está en conseguir un equilibrio entre el coste de la instalación y la utilidad del almacén.


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA