Almacenaje de cargas especiales en estanterías cantilever

Almacenaje de cargas especiales en estanterías cantilever

Antes de entrar en el tema que vamos a tratar en este artículo, el almacenaje de cargas especiales, conviene aclarar qué son las cargas especiales en términos de almacenamiento.

Almacenaje de cargas especiales en estanterías cantilever

Se trata de cargas que a causa de su volumen, su forma o su peso sobrepasan las medidas estándar de las paletas.

Las cargas especiales más usuales en nuestro caso son cargas largas, mercancías laminares, mercancías tubulares y mercancías cilíndricas.

Estanterías cantilever para almacenar cargas especiales

El almacenaje de estas cargas especiales puede ser en el suelo o en estanterías cantilever. Estas últimas son perfectas ya que están especialmente diseñadas para el almacenaje de cargas largas de distintas longitudes y se adaptan a diferentes pesos y medidas.

La característica principal de la estantería cantilever es que ofrece un montaje sencillo y una gran resistencia. Se puede configurar de múltiples maneras según sea la necesidad y ofrece gran versatilidad en la gestión del almacenaje.

Las estanterías cantilever o estructuras en voladizo están formadas por pilares muy resistentes y perfiles sujetos fuertemente al suelo.

estanterías cantilever para cargas especiales

Las estanterías cantilever pueden ser dobles o simples. Las estanterías dobles tienen niveles o brazos a los dos lados de la estructura lo que permite depositar cargas por ambas caras. Las simples sólo permiten la carga por una cara ya que están sujetas al suelo y a la pared.

Estanteria Cantilever pesada

Tipos de mercancías de cargas especiales

Cómo ya hemos indicado anteriormente, las cargas especiales desde el punto de vista del almacenamiento son cargas largas, mercancías laminares, mercancías tubulares y mercancías cilíndricas.

A continuación, los tipos de cargas especiales y su almacenamiento, lo cual está estrechamente vinculado a la forma de manipulación de las mismas en el almacén

Mercancías laminares

Este tipo de mercancías son las láminas de chapa, láminas de plástico, láminas de vidrio y amianto.

Las mercancías laminares están caracterizadas por su grado de flexibilidad, lo cual de las dimensiones y del grosor de las láminas en cuestión. A mayor dimensión lámina, mayor será la flexión; y a mayor grosor, menor será la flexion.

Por lo tanto, con el fin de evitar o reducir los efectos de la flexión hay dos medidas que se pueden llevar a cabo: utilizar mayor número de horquillas para sujetarlas durante su manipulación o manejarlas sobre una plataforma.

Las láminas de vidrio son de extraordinaria fragilidad y gran peso, lo que las convierte en un caso muy particular a la hora de manejarlas en el almacén.

Mercancías tubulares

Las mercancías tubulares son tubos rígidos metálicos o de hormigón y tubos semirrígidos de plástico duro. Ni se manipulan ni se almacenan igual.

Los tubos de plástico se juntan en unidades de carga en jaulas de perfiles soldados y se manipulan con carretillas de carga lateral. La manera de almacenarlos es apilando unas jaulas encima de otras.

Los tubos metálicos y de hormigón se manipulan con carretilla provista de espolones o ganchos para tubos de calibre mediano y de horquillas para tubos de grandes dimensiones o mucho peso.

El almacenaje de estos tubos es en el suelo. Se forma una pirámide con una base en la que dos tubos grandes sirven como soporte de uno. El número de alturas dependerá de la resistencia de los tubos que están en la base.

Mercancías cilíndricas

Cómo su propio nombre indica, las mercancías cilíndricas se enrollan en forma de bobina. Ello puede hacerse bien directamente sobre sí mismas o en una estructura metálica o de madera.

Veamos a continuación las mercancías cilíndricas más importantes y cómo se almacenan.

Bobinas de papel y cartón

El almacenaje de las bobinas de papel y cartón suele hacerse en posición vertical. No tiene ningún requisito especial salvo el hecho de que al ser manipuladas por carretillas provistas de pinzas de apriete giratorias, debe haber entre una y otra espacio bastante para la pinza.

Bobinas de chapa

Las bobinas de chapa pueden manejarse directamente sobre paleta. Ello puede hacerse bien con máquinas elevadoras equipadas con un vástago o espolón o bien mediante el manejo de carretillas de horquillas con la capacidad adecuada para la carga.

En cualquier caso, el aspecto más destacado a considerar a la hora de almacenar bobinas es el peso. Las bobinas más ligeras se colocan en estanterías en forma de panel, con perfiles de doblete y gran resistencia.

Las bobinas grandes se almacenan en el suelo y en forma de pirámide.

Bobinas de cable

Las bobinas de cable pueden ser de dos tipos: cables de acero y cables eléctricos y telefónicos multipolares. Los cables se enrollan en grandes bobinas de madera o en bobinas metálicas. Cada bobina forma una unidad de carga.

Si los cables van enrollados sobre una bobina de madera se manejan con carretillas instalando un espolón en el lugar de las horquillas ya que la bobina tiene un agujero en el centro.

Sin embargo, las bobinas metálicas carece de dicho agujero por lo que hay que abrazarlas por el exterior con ganchos grúa o similar instalados en las carretillas.

En Noega Systems conocemos a la perfección todas las opciones existentes para el almacenaje de cargas especiales de diferentes tipos. ¡Consúltenos!


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA