Almacenaje en estanterías industriales

Almacenaje en estanterías industriales

Las estanterías son estructuras independientes del edificio que se fijan en el suelo y donde se almacenan las mercancías. Gracias al almacenaje en estanterías industriales podemos optimizar la superficie y la altura del edificio, aunque también depende de los equipos y los sistemas que queramos utilizar.

Almacenaje en estanterías industriales

Antes de elegir las estanterías adecuadas para nuestro almacén, debemos tener en cuenta algunas consideraciones:

  • Volumen de mercancías que pueden contener.
  • Peso máximo que pueden soportar.
  • Accesibilidad al producto almacenado.
  • Características como forma y tamaño de la unidad de carga.

Estos factores son los que determinan, junto con las características de la propia estantería y el grado de optimización del espacio, el almacenaje en estanterías industriales más conveniente.

Principales sistemas de almacenaje en estanterías industriales

Los principales sistemas de almacenaje cuando utilizamos estanterías metálicas industriales se dividen en:

  • Almacenaje convencional.
  • Almacenaje compacto.
  • Almacenaje dinámico.
  • Almacenaje móvil.

Almacenaje convencional

Las estanterías convencionales son estructuras metálicas de varios niveles con una separación entre ellas a la medida de las cargas. La característica principal es que carecen de profundidad y se puede combinar en un mismo bloque estanterías de paletización y estanterías para picking, ya que es muy frecuente realizar la preparación de pedidos en los mismos pasillos de acceso.

El almacenaje convencional consiste en almacenar cargas paletizadas y artículos sueltos que se manipulan de forma manual.  Los niveles altos están destinados para paletas completas, mientras que los niveles más bajos son para la preparación de pedidos.

Los almacenes que requieren almacenar gran variedad de referencias paletizadas de cada producto utilizan este sistema de almacenaje.

Existen dos modelos de estas estanterías, diferenciados por la base de los estantes

  • De bandeja: el suelo o la bandeja es un panel metálico o estante de madera. También puede estar constituido por cajones, gavetas o ubicaciones para bultos y artículos pequeños.
  • De paletización: la base está formada por largueros o barras horizontales sobre las cuales se apoyan las paletas. Estas estanterías solo permiten almacenar mercancías paletizadas.

Algunas estanterías convencionales se colocan sobre raíles que permiten su desplazamiento lateral, así se suprimen pasillos abriendo solo los de trabajo.

Estas estanterías metálicas persiguen aumentar la capacidad de almacenaje, sin perder el acceso directo a cada paleta.

Principales características de almacenaje convencional

Las principales características del almacenaje convencional son:

  • Facilidad a la hora de aplicar un control rápido del producto: cada hueco tiene una paleta y se puede detectar fácilmente si existe rotura de stock, cuando la mercancía está clasificada y organizada.
  • Permite el acceso directo a cada paleta sin necesidad de mover o desplazar otras. Por este motivo, se puede realizar el picking o preparación de pedidos dentro de los pasillos de almacenaje.
  • Permite una distribución lógica del espacio disponible, aunque se trabaja con distintos tipos de carga.

Podemos destacar del sistema convencional su fácil implantación y adaptación a los programas informáticos de gestión.

Almacenaje compacto

El almacenaje compacto o también conocido como almacenaje por acumulación, consiste en la formación de bloques de mercancías paletizadas, hasta la altura que permitan los medios mecánicos.

Es la propia estantería la que forma las calles interiores de carga con carriles de apoyo para las paletas, los vehículos entran en dichas calles interiores con la carga elevada por encima del nivel en la que la van a depositar. Las carretillas son el medio mecánico más utilizado y cuando entran para depositar o tomar la carga circulan en marcha frontal y para salir, vacías o con la carga, salen hacia atrás.

Tenemos dos tipos de estanterías para almacenaje compacto.

  • Las estanterías drive-in: forman un conjunto de ubicaciones en profundidad apoyadas, por la parte trasera, sobre la pared y un único pasillo frontal para maniobra y circulación de los vehículos. El mayor inconveniente que presentan estas estanterías es que los productos tienen que seguir el criterio de salida LIFO (Last-In-First-Out, el último que entra es el primero que sale).
  • Las estanterías drive-through: se instalan en forma de isla dejando a ambos frentes pasillos de maniobra y circulación para que los vehículos puedan trabajos por ambos lados de la estantería.

La principal ventaja de esta estantería es que facilitan la salida de mercancía mediante el criterio FIFO (First-In-First-Out, la primera paleta que entre es la primera que sale).

Características del almacenaje compacto

Entre las principales ventajas del almacenaje compacto encontramos:

  • Aprovechamiento excelente del almacén, tanto en volumen como en superficie.
  • Mayor protección de la mercancía almacenada; no sufre aplastamiento debido a que no se colocan unas cargas encima de otras.
  • Ahorro de espacio en los pasillos.
  • Reducción de costes, tanto de mantenimiento como los generados por las carretillas elevadoras.

El almacenaje compacto se conoce como de gran densidad, pues se consigue una ocupación excelente, tanto de la superficie como del volumen, y es más adecuado cuando hay que almacenar grandes cantidades de productos de baja o media rotación. El ahorro de espacio entre almacenaje compacto y almacenaje convencional puede llegar a ser muy relevante, pudiendo llegar a ser este ahorro de espacio un criterio decisorio para la toma de decisión sobre el mejor sistema de almacenaje a utilizar.

Almacenaje dinámico

El almacenaje dinámico se utiliza para mercancías que requieren una rotación perfecta, ya que el flujo de stock responde perfectamente a uno de los dos criterios de salidas, FIFO o LIFO.

Almacenaje en estanterías industriales dinámico

Con este sistema también se consigue un almacenamiento compacto y siempre hay una paleta disponible en la salida, lo que supone reducir los tiempos de manipulación.

Las estanterías dinámicas son estructuras metálicas compactas con unos caminos de rodillos donde se ubican las paletas o cargar. Son instaladas con una ligera pendiente que permite el deslizamiento de las cargas. También están provistas de unos frenos que controlan la velocidad y se colocan topes en los extremos para evitar que puedan salir las mercancías. Según el mecanismo con el que funcionen, pueden ser motorizadas o por gravedad.

Estanterías dinámicas por gravedad:

Son instaladas con dos zonas de acceso, uno en cada frente (al igual que en las estanterías drive-through). Las paletas se introducen por la parte más alta de los caminos de rodillos y se desplazan, por la fuerza de la gravedad, hasta el extremo contrario quedando dispuestas para su extracción. Sus principales características son:

  • Excelente control de stock.
  • Rotación perfecta del producto bajo el criterio FIFO.
  • Ahorro en el tiempo de manipulación de paletas.

Estanterías dinámicas motorizadas:

Se instalan apoyadas sobre una pared y tan solo necesitan un pasillo frontal para la maniobra y circulación de las carretillas (igual que las estanterías drive-in).

Son estanterías de gran profundidad cuyos rodillos se accionan a través de motores eléctricos, responden al criterio LIFO ya que las paletas se introducen y se sacan por el mismo sitio. La carga se realiza empujando a la paleta anterior con que se quiere introducir y para la descarga se toma la paleta apoyada sobre los frenos o topes.

Almacenaje móvil

Consiste en instalar estanterías convencionales sobre plataformas o raíles que permitan mover las estanterías y dejar un pasillo entre ellas, de esta forma podemos acceder a la mercancía mediante la selección del pasillo necesario.

El sistema de movilidad permite formar unidades compactas sin pasillos intermedios o separarlas para acceder a la mercancía que necesitamos extraer.

Las estanterías móviles, por la forma de colocar las cargas, pueden ser de baja altura (destinadas a pequeñas cargas de manejo manual) y de mediana altura, para cargas paletizadas cuyo manejo se realiza con medios mecánicos.

Según el sistema de movilidad se clasifican en:

  • Estanterías móviles manuales: el movimiento se realiza con un volante adosado en el lateral de cada estantería.
  • Estanterías móviles automáticas: están provistas de motores eléctricos instalados en las estanterías o en los raíles. Las estanterías móviles automáticas permiten utilizar el máximo volumen de almacenaje y son una solución excelente para aumentar la capacidad de almacenaje sin ampliar el local.

Ventajas de las estanterías móviles:

  • Fácil acceso a la mercancía.
  • Densidad de almacenamiento.
  • Reducción de pasillos.

Como se puede ver cada necesidad logística y de almacenaje tiene su solución. El punto de partida siempre tienen que ser los requisitos operativos del usuario, para en función de ellos establecer cual es el sistema de almacenaje industrial más adecuado.

 

Etiquetas:,


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA