Sistemas de almacenaje autoportantes

Sistemas de almacenaje autoportantes

En el presente artículo, hablaremos de los sistemas de almacenaje autoportantes, de los detalles para la construcción de este tipo de instalaciones, así como de sus ventajas más destacadas. 

Sistemas de almacenaje autoportantes

Cuando procedemos a la instalación de sistemas de almacenaje autoportantes, podemos recurrir a dos sistemas constructivos: 

Existen diversas razones por las que puede decidirse construir un sistema autoportante dentro de una nave tradicional:

  • Debido a que ya exista previamente un almacén constructivo. 
  • Debido a que se prefiera optar por una construcción tradicional. 
  • Debido a que se necesite acometer la construcción de un almacén de poca altura. 

Si nos basamos estrictamente en criterios de costes, cuando se necesita un almacén que oscile entre los 13 y los 15 metros de altura, es preferible optar por la construcción tradicional, mientras que si la necesidad es tener un almacén de mayor altura, resulta más rentable y apropiado construir una solución de almacenaje autoportante. 

Es necesario resaltar que, en la práctica, podemos encontrar almacenes autoportantes automáticos cuya altura no supera los 13 metros, así como otras almacenes en el interior de una nave que llegue a superar los 15 metros e incluso pudiendo superar los 30 metros. 

En base a estas casuísticas, es necesario realizar una análisis en cada caso en particular y llegar a un consenso entre todas las partes para elegir la mejor opción. 

Por lo tanto, se ha de analizar bien cada caso concreto y consensuar, entre todas las partes, la opción más conveniente.

Aunque en capítulos anteriores se han mostrado imágenes de los distintos sistemas constructivos, a continuación, se analizan estas en más detalle.

¿Cuando construir sistemas de almacenaje autoportantes?

Cualquier tipo de almacén se puede construir autoportante, con independencia de la altura que se quiera conseguir. No obstante, para conseguir los beneficios que este sistema nos puede aportar, la altura tiene que estar, como mínimo, entre los 13 y los 15 metros. 

Beneficios de los sistemas de almacenaje autoportantes

Los beneficios que obtenemos con la instalación de almacenes autoportantes, son los siguientes: 

  • Optimización del espacio tanto en altura como en superficie.
  • Máxima altura, llegando a superar incluso los 40 metros.
  • Construcción simple de la estructura.
  • La obra civil para construir el almacén autoportante es mínima.
  • Ahorro de costes directamente proporcionales a la altura del almacén, a mayor altura, mayor rentabilidad.
  • Facilidad para desmontar la estructura.
  • Se consigue reducir el plazo de amortización. 

Si lo que realmente interesa de un almacén autoportante es llegar a conseguir la mayor altura posible, la mejor opción es utilizar el sistema autoportante exclusivamente en el almacén y el resto de las zonas que tengan una altura menor, a través de la construcción tradicional. 

Estructura del autoportante

Los sistemas de almacenajes autoportantes están formados por estanterías metálicas tradicionales que soportan los cerramientos, tanto de las cubiertas como de las fachadas, con el objetivo de conformar todos los elementos necesarios para la estructura del edificio. 

Hay que tener en cuenta que las estanterías tienen que soportar su propio peso y la cargas de la mercancía, pero además tenemos que considerar los siguientes factores: 

  • La fuerza del viento. 
  • El empuje de los transelevadores
  • Los movimientos sísmicos, así como la nieve sobre la cubierta cuando se produzca fenómenos meteorológicos adversos. 
  • En la zona donde se construya el autoportante, es necesario aplicar el coeficiente sísmico. 

 


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA