• Inicio
  • almacenaje
  • Criterios básicos para el elegir la solución óptima de almacenaje
solución óptima de almacenaje

Criterios básicos para el elegir la solución óptima de almacenaje

Para encontrar la solución óptima de almacenaje se deben examinar los criterios básicos de manera conjunta con el cliente. 

En el presente artículo, veremos cuáles son estos criterios, en concreto 4: la capacidad de almacenaje que se quiere conseguir, la agilidad deseada que pretendemos alcanzar, los diferentes tipos de los productos almacenados y el coste general de cada solución de almacenamiento. 

solución óptima de almacenaje

 

4 criterios básicos para elegir la solución óptima de almacenaje

A continuación, explicaremos cómo cada uno de estos criterios condicional la elección de la solución óptima de almacenaje para nuestras empresas: 

Capacidad de almacenaje alcanzable

Si nos fijamos en los sistemas por compactación, conseguimos una capacidad de almacenaje mayor para la misma superficie disponible. 

Cabe destacar que con los sistemas de almacenaje compacto puede producirse diferencias muy grandes entre la capacidad efectiva y la capacidad física, básicamente por que se pueden dar muchos huecos vacíos derivados del flujo de trabajo. 

Sin embargo, con las estanterías convencionales obtenemos una capacidad física inferior que en las estanterías compactas, pero la capacidad efectiva es similar ya que no dejamos huecos vacíos si se elige el sistema de gestión correcto. 

Para conseguir alcanzar la máxima capacidad efectiva de nuestro almacén, es necesario combinar la mejor opción de cada una de las que hemos citado anteriormente: las estanterías metálicas convencionales sobre bases móviles.

Con estas estanterías siempre conseguimos una capacidad física aproximada a la que se alcanza con las estanterías compactas y una capacidad efectiva muy cercana a la física. 

Máxima agilidad

Uno de los criterios básicos para encontrar la solución óptima de almacenaje tiene que ver con la agilidad deseable, ya que en determinados casos es crucial disminuir al máximo el tiempo destinado a las operaciones que se gestionan dentro del almacén. 

En este sentido, existe una relación directa entre este criterio y el número de operarios necesarios, que implicarán un coste adicional. 

Si queremos medir el tiempo de ejecución de las tareas en el almacén, tenemos que contabilizar el tiempo que se tarda en recorrer la distancia desde el punto de inicio hasta donde se encuentra la mercancía y el tiempo en volver. 

Si se trata de un movimiento combinado, estos movimientos se miden por separado, ya que se aprovecha el desplazamiento inicial para dejar una mercancía y recoger otra. 

El sistema de almacenaje menos rápido es el formado por estanterías compactas, seguidos por las soluciones de almacenaje Push-Back

Las estanterías dinámicas por gravedad es la solución más rápida, seguidas de las estanterías convencionales. 

Los almacenes automatizados son muy ágiles siempre y cuando la programación de las tareas está planificada correctamente. 

Tipo y variedad del producto

Otro de los criterios para encontrar la solución óptima de almacenaje tiene que ver con el tipo y variedad del producto.

Bajo este criterio, la solución de almacenaje elegida se basará en la cantidad de paletas, la variedad de referencias y el tiempo de permanencia del producto en el almacén. 

Un sistema de compactación será adecuado siempre  cuando la mercancía esté paletizada, haya pocas paletas y un gran número de referencias. 

Si esta mercancía estará bastante tiempo estática, es correcto emplear estos sistemas de almacenaje por compactación. 

Es recomendable utilizar soluciones de almacenaje individual para las mercancías almacenadas en cajas o sueltas en ubicaciones específicas, salvo que se de el caso de que sean productos irregulares. 

A parte de estos aspectos, otra factor que condiciona el sistema de almacenaje que debemos emplear en nuestro almacén tienen que ver con la rotación de productos: 

  • Productos A: productos paletizados de alto consumo, para los cuales sirve cualquier sistema de almacenaje, sobre todo los basados en la compactación. 
  • Productos B: de consumo medio, las mejores soluciones son estanterías metálicas convencionales, estanterías dinámicas y estanterías Push-Back.

Coste general

El cuarto factor tiene que ver con el coste del sistema de almacenaje que se decide instalar en el almacén. 

Si queremos que nuestras empresas sean competitivas, tenemos que ser capaces de disminuir los costes que se asocian con las operaciones llevadas a cabo en nuestros almacenes. 

Hay que estimar el plazo del ROI, que tendrá que ser el menor posible, a poder, en un plazo inferior a 3 años. 

Por lo tanto, en muchos casos se elegirá aquella solución de almacenaje industrial cuyo precio sea el más competitivo y cuyo ROI tengo un plazo menor. 


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA