almacenaje paletizado

Almacenaje paletizado sobre estanterías metálicas

En el siguiente artículo, tratamos los sistemas de almacenaje paletizado sobre estanterías metálicas que pueden aplicarse con productos constituidos en unidades de carga, ya sean individuales o compuestas, o bien productos que, en sí mismos, son unidades de venta.

almacenaje paletizado

Dejamos fuera de este artículo todos los productos que se maneja a granel, ya que requiere transportes y sistemas específicos, así como el almacenaje por superposición de cargas unitarias o por apilado, en las que la capacidad de carga por apilado y la homogeneidad del producto lo permite. 

En esta serie de artículos de nuestro blog, nos adentraremos en el análisis de 4 grupos de modalidades de almacenaje, como es el almacenaje paletizado sobre estanterías metálicas, el de cajas individuales y productos suelos, los sistemas específicos y los sistemas de almacenaje mixtos.  

Almacenaje paletizado sobre estanterías

Los sistemas de almacenaje paletizado son aquellos en los que las paletas con la mercancía son ubicadas sobre estanterías, con la ayuda de carretillas o máquinas de elevación

En esta modalidad de almacenaje paletizado hay 3 elementos imprescindibles, como son:

  • las estanterías.
  • las paletas.
  • las carretillas o los medios de manutención.

La elección de cada uno de ellos se realiza en función de:

  • producto que se tiene que manejar.
  • las necesidades de almacenaje.
  • los sistemas de trabajo y ubicación.
  • la gestión aplicada a la instalación.

La paletización sobre estanterías puede presentarse de dos maneras: con acceso directo a las paletas o por compactación.

El acceso directo confiere una gran agilidad a la hora de gestionar cada una de las paletas que se alojen. Dependiendo de cómo se plantee el sistema y de la carretilla o el equipo de manutención empleado, la capacidad de almacenamiento que se obtiene en la instalación puede que no se la óptima.

Por el contrario, con los sistemas de compactación, la capacidad de almacenamiento que se consigue suele ser mayor, aunque en detrimento de la agilidad en acceder a una u otra paleta en concreto.

A continuación, se analiza cada una de estas modalidades, con el fin de que se pueda escoger la más adecuada para cada caso.

Sistemas de almacenaje paletizado con acceso directo a las paletas

Sólo las estanterías convencionales, son aptas para tener acceso directo a cada una de las paletas almacenadas.

Estas estanterías pueden ser:

  • Estáticas, cuando se colocan sobre el suelo del edificicio, o
  • Móviles, cuando se disponen sobre unas bases motorizadas.

En el caso de las estanterías convencionales estáticas, éstas se disponen a ambos lados de cada uno de los pasillos de trabajo por los que circulan las carretillas elevadoras o equipos de manutención. La anchura del pasillo estará determinada por el tipo de máquina que se tenga que utilizar y cada uno de estos pasillos dará servicio a dos estanterías simples.

Las estanterías convencionales pueden ir montadas sobre bases móviles, en lugar de directamente sobre la losa del edificio. Estas bases móviles se desplazan sobre carriles empotrados en el suelo, en cuyo caso se habla de estanterías móviles.

Actualmente, los dispositivos de control y protección que se utilizan en el este tipo de sistemas son totalmente automáticos, garantizando un movimiento suave y seguro.

Su funcionamiento puede ser manual, accionando un pulsador colocado en la cabecera de las estanterías, o mediante un mando de radiocontrol.

Estos sistemas permiten tener acceso directo a cada paleta y, además, facilita la compactación del espacio, de tal manera que un solo pasillo de trabajo es válido para acceder a varias estanterías.

Dependiendo del espacio disponible en la instalación, del número de calles de trabajo que se habiliten y de la carretilla que se emplee, con esta modalidad móvil se puede lograr un aumento de capacidad de almacenaje de entre el 80% y el 120% con respecto a la estantería estática, si bien a costa de tener una operativa menos ágil.

¿Cuándo instalar estanterías convencionales estáticas?

Este es el sistema más versátil en cualquier almacén, aunque la capacidad de almacenaje de mercancía puede llegar a ser menor, en comparación con otras alternativas.

Gracias a esa versatilidad, el uso de estanterías convencionales estáticas es interesante para almacenes multicliente, ya que, a la hora de proyectar la instalación, el operador logístico no puede prever exactamente el producto que sus clientes le van a enviar.

Su flexibilidad también hace que este sistema sea ideal para alojar paletas de diferentes tamaños. Asimismo, su utilización es adecuada en almacenes donde se requieran realizar operaciones de picking directamente de las estanterías o en instalaciones destinadas a alojar productos voluminosos.

En cuanto a las rotaciones, este tipo de solución de almacenaje está indicado para instalaciones en las que se manejen muchas referencias y pocas paletas para cada una de ellas, así como en aquellas con mucho movimiento de mercancías. 

También estas estanterías son ideales para almacenes de poco tamaño, donde los productos de alta rotación no tienen una cantidad importante de paletas. 

Por otra parte, si se combina con otros sistemas, este tipo de almacenamiento es idóneo para ubicar productos de rotación media y baja. 

¿Cuándo utilizar bases móviles?

Cuando se cumpla alguna de las recomendaciones que acabamos de tratar sobre estanterías convencionales estáticas, puede ser conveniente utilizar estanterías sobre bases móviles, al igual que cuando se necesite aumentar la capacidad del almacén. 

Existe, no obstante, una excepción. Si en la instalación existe mucho movimiento de paletas, esta solución no sería adecuada, por tanto, es mejor aplicarla en aquellas operativas en las que se requiera un número reducido de carretilleros. 

Como complemento a un almacén automático también encuentran gran utilidad, En concreto, para almacenar paletas irregulares.

Su mejor uso se halla para almacenar productos de baja rotación, así como aquellos para los que se requiera un tiempo sin movimiento (en cuarentena) o que estén pendientes de la realización de pruebas de calidad.

Por otra parte, gracias a ventajas como el mayor aprovechamiento del espacio, el acceso directo a las paletas y la posibilidad de alojar unidades de carga de diferentes medidas, estas estanterías  son especialmente interesantes cuando se utilizan en cámaras frigoríficas de mediano y pequeño tamaño, con alturas no superiores a las 11 metros.

Con este sistema se produce un notable y permanente ahorro de energía, ya que es necesario enfriar la mitad de volumen de espacio, en comparación a cuando se usan estanterías convencionales estáticas. Esta ventaja se traduce en un factor que influye en el retorno de la inversión.

Instalaciones en altura

Hoy en día se pueden fabricar estanterías convencionales a gran altura, llegando incluso a los 40 metros, aunque esto puede condicionar el tipo de máquina de manutención necesaria para el manejo de la carga en este tipo de instalaciones. 

Concretamente, para aquellas estanterías de hasta 14 metros de altura se  pueden emplear carretillas trilaterales, una vez superada esta altura, será necesario el empleo de transelevadores manejados mediante sistemas automatizados

Elegir estanterías elevadas es una buena solución para optimizar la superficie de construcción, ya que que se consigue una mayor capacidad en un espacio delimitado, sin perder, por ello, las ventajas del acceso directo a cualquier paleta. Esta es la situación óptima en cualquier almacén.

Si se da el caso de que el edificio ya esté construido, su altura delimitará los límites de las estanterías que se pueden emplear. En caso contrario, al planificar la instalación, se puede planificar hacerlo todo lo alto que se necesite e, incluso, decantarse por un almacén autoportante. 

Los almacenes autoportantes son edificios en los que las estructura está formada por las propias estanterías que, además de almacenan las mercancías, soportan las paredes y el techo.

Se trata de edificios integrales y muy robustos, ya que para su construcción se calculan los esfuerzos que tienen que soportar ante el viento, la nieve y los seísmos.


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA