estantería push-back

Estantería push-back, sistema de almacenaje por acumulación

La estantería push-back, es un sistema de almacenaje compacto por acumulación, que nos da la posibilidad de almacenar varios palets en fondo por nivel. La carretilla empuja la paleta hacia el fondo del canal para la carga.

estantería push-back

A excepción del último palet en entrar, todos los palets de cada nivel se depositan sobre un conjunto de carros que, por empuje, se van desplazando sobre unos carriles de rodillos.

Estos carriles, están montados sobre unos largueros que se escuentran inclinados ligeramente con respecto a la estructura. La parte delante de esta, es la de menor altura para posibilitar que los palets posteriores vayan avanzando por gravedad hasta ocupar la primera posición de salida a medida que se van retirando los palets.

Estantería Push-Back se basa en el principio de carga LIFO

La estantería push-back es una solución de almacenaje que sigue el principio de gestión LIFO (Last-In-First-Out), es decir, la última paleta que introducimos en nuestra estantería metálica es la primera que podremos retirar.

Lógicamente, el acceso a las mercancías que almacenamos se realiza a través de un único pasillo de trabajo. Esta es una de las principales diferencias con respecto a las estanterías dinámicas, que requieren de un pasillo para la carga y de otro para la descarga.

El operario con el equipo de manutención carretilla, empuja hacia atrás (push back las unidades de carga, dejando de esta manera lugar al palet que necesitamos depositar en ese momento.

push-back

A la hora de realizar la extracción, la estantería push-back funciona como una estantería dinámica de rodillos, en la que, al retirar la mercancía, la siguiente unidad de carga cae por gravedad de forma controlada a través de frenos, quedando a disposición para ser retirada.

En cuanto al desplazamiento en fondo de las unidades de carga, contamos con dos posibles soluciones técnicas.

  • Push back de camino de rodillos: las unidades de carga se desplazan por caminos de rodillos.
  • Push back de plataformas: las unidades de carga descansan sobre unas plataformas que de forma periscópica se van desplazando hacia adelante o hacia atrás para dar cobijo a los palets.

Ventajas de la estantería Push-Back

Si algo podemos destacar de las estanterías push-back, es la máxima compactación del espacio disponible. A continuación, enumeramos las ventajas de esta solución de almacenaje industrial:

Ahorro del espacio disponible

Al igual que las estanterías compactas, pallet shuttle y estanterías dinámicas (sistema de almacenaje compactos), la estantería push-back proporciona una optimización en el aprovechamiento del espacio disponible en comparación con las estanterías convencionales, ya que nos da la posibilidad de ubicar hasta 4 palets en fondo por nivel.

A esto hay que añadir que los carros sobre los que se desplazan los palets se diseñan con el objetivo de minimizar la pérdida de espacio en altura y únicamente se requiere un pasillo de trabajo para la carga y la descarga de la carga al aplicar el principio LIFO.

Ahorro de tiempo

Al no ser necesaria la entrada de la carretilla en las calles de almacenaje, ya que la carga y la descarga de la mercancía se realizan desde el pasillo de trabajo, las estanterías push-back nos permiten reducir el tiempo de manipulación de la carga debido a la reducción de los recorridos de la carretilla.

Versatilidad

  1. La capacidad de almacenamiento puede incrementarse en el push-back sobre rodillos.
  2. Se adapta a las necesidades de cambio de la empresa, ya que es un sistema caracterizado por su facilidad de instalación y modificación.
  3. Los carros pueden adaptarse a temperaturas extremas de trabajo: desde -30ºC y pudiendo superar los 40ºC
  4. Cada carro puede alcanzar una capacidad de carga de hasta 1.500 kg
  5. Almacena una gran cantidad de referencias ya que en las estanterías push-back podemos ubicar una referencia distinta en cada canal de almacenaje.

Seguridad

Las estanterías push-back aseguran estabilidad, resistencia y durabilidad, dando cumplimiento a las normativas vigentes con respecto a los sistemas de almacenaje industrial.

En resumen, la estantería push-back está basada en un mecanismo sencillo de desplazamiento mediante carros y carriles, aprovechando dos fuerzas opuestas que agilizan el trabajo de carga y descarga de los palets, la de gravedad, para facilitar la descarga de la mercancía y la de empuje, para ubicar los palets en el primer hueco disponible en el canal de almacenaje.

Una solución de almacenaje basada en el principio LIFO, que aporta seguridad y versatilidad a nuestros almacenes permitiendo optimizar al máximo el espacio disponible y reducir tiempos de trabajo.

 


¿Desea recibir una visita gratuita de asesoramiento?
Nos desplazamos a su empresa, sin ningún compromiso, para asesorarle sobre sus sistemas de almacenaje. Tenemos delegaciones en toda España.

SOLICITAR VISITA